Pandemia también le pone “condicionantes” a documentalistas guanajuatenses

Pandemia también le pone “condicionantes” a documentalistas guanajuatenses

Óscar Jiménez

León.- La creación audiovisual en Guanajuato también vive momentos de incertidumbre a raíz de la pandemia por coronavirus.

Aunque ahora existen un sinfín de canales para dar a conocer las propuestas, así como herramientas tecnológicas que lo vuelven más ‘sencillo’, el efecto de la pandemia en la entidad ha provocado que las producciones tengan que adecuarse a nuevos estándares.

A decir por el videasta y profesor leonés, Eduardo González Ibarra, lo más complicado del momento para los creativos son las condiciones propias que ha delimitado el virus, porque finalmente, todo trabajo del tipo es a manera de ‘equipo’.

“Durante la pandemia se pueden hacer ejercicios, pero serán seguramente ejercicios menores. El cine es un trabajo en equipo y se debe de hacer con ciertas condiciones. He visto algunos compañeros acá en Guanajuato, gente joven que están rodando documentales o no ficción, pero con un protocolo, aunque también hay muchas más limitaciones que antes al momento de producir”.

“Hacer un proceso de investigación en un documental implica ir a campo y estar en contacto con gente, hacer entrevistas y dependiendo del tipo de proyecto que se quiera hacer, pero es estar en contacto con muchas cosas, y después la producción también implica estar en contacto con el otro”, señaló González Ibarra.

Eduardo González, que en su momento produjera contenido biográfico de personajes representativos como Octavio Paz, Chavela Vargas, entre otros, para Canal 22, considera también que la cultura digital y la potencialización de los trabajos audiovisuales ha generado mayor interés en los jóvenes, que cada vez encuentran un mayor abanico en cuanto a posibilidades de publicación.

Igualmente, las herramientas para el rodaje ya no marcan la pauta, sino más bien, todo se reduce al talento y al ‘oficio’ que puedan desarrollar los creadores; “Estamos rodeados de una cultura digital, pero sobre todo una cultura audiovisual. Ahora el acercamiento a manifestaciones digitales es altamente audiovisual, a veces en demerito de otras manifestaciones como el libro, como un depositario antiquísimo de la cultura, y que la cultura no es más que las voces humanas que se vienen expresando a través del tiempo”.
“Hay mucha vivez en los jóvenes por hacer cine, cualquier tipo de cine porque los recursos están a la mano. Antes se creía que era sólo privativo de aquellos poseedores de un talento especial, pero también la tecnología y condiciones de bonanza económica eran las que más bien marcaban quiénes podían y quienes no, aparte del talento”, aseguró Eduardo González; “Hoy se pueden hacer cosas muy modestas pero muy dignas también”.

Notas Relacionadas